lunes, 11 de julio de 2016

Reseña The winner's kiss

Some kisses come at a price.
War has begun. Arin is in the thick of it with untrustworthy new allies and the empire as his enemy. Though he has convinced himself that he no longer loves Kestrel, Arin hasn’t forgotten her, or how she became exactly the kind of person he has always despised. She cared more for the empire than she did for the lives of innocent people—and certainly more than she did for him.
At least, that’s what he thinks.
In the frozen north, Kestrel is a prisoner in a brutal work camp. As she searches desperately for a way to escape, she wishes Arin could know what she sacrificed for him. She wishes she could make the empire pay for what they’ve done to her.
But no one gets what they want just by wishing.
As the war intensifies, both Kestrel and Arin discover that the world is changing. The East is pitted against the West, and they are caught in between. 
With so much to lose, can anybody really win?

OPINIÓN~
Después de lo mucho que me gustaron The winner's curse y The winner's crime, sinceramente The winner's kiss me ha decepcionado bastante.

En general el libro mantiene la línea, excepto al final. Es un final que me dejó completamente indiferente (no voy a contar nada más, tranquilos), del que me esperaba más, teniendo en cuenta lo bien que estaba el resto de la trilogía. Quizás haya sido mi culpa, porque esta trilogía me recuerda mucho a Captive Prince (tengo que reseñarla y desmentir los mitos que hay sobre ella, porque es demasiado genial) y, mientras que el final de esa me dejó en vilo hasta el último minuto, este final me lo veía venir demasiado bien desde hacía demasiado tiempo. Sinceramente, no ha estado a la altura de la comparación, ni siquiera del resto de la trilogía.

La trama avanza bien, al mismo ritmo trepidante de los libros anteriores y los personajes se siguen enfrentando a problemas y al hecho de no saber en quién confiar, quién dice la verdad y quién está de su lado. Son cosas que me encantan en los libros porque me hacen dudar de todo el mundo y me rompo la cabeza intentado descifrarlo todo antes de que el autor o autora nos lo cuente. Son como puzzles que el lector tiene la oportunidad de resolver antes de que le digan la solución, y a mí me encantan los puzzles y acertijos que me hacen pensar.

Los personajes siguen en su línea, son personajes reales dentro de lo que cabe, con sus puntos débiles como todo el mundo y sus cualidades que los hacen únicos y especiales frente a los demás. Sufren, se emocionan, se equivocan y en ocasiones aciertan; son personajes que pueden caerte bien o mal, pero no podrás negar que están bien equilibrados, que no son héroes estereotipo que todo lo hacen bien porque sí.

La narración sí que mantiene su ritmo hasta el final, aunque la trama no logre hacerlo igual. Es una trilogía que me he leído entera en una semana o así, y teniendo en cuenta que lo he hecho mientras trabaja ocho horas diarias y perdía alguna que otra hora extra para manías mías como comer o dormir, puedo afirmar que se lee rápido y engancha.

En resumen, mientras que los personajes y la narración logran mantenerse en línea en comparación con los otros dos libros, la trama pierde mucho al final y me ha decepcionado bastante. No es común que el final de un libro que me ha venido gustando tanto, me deje tan indiferente como este. Es una pena, la verdad. Lo mismo es eso que ya he dicho, que las comparaciones son odiosas y quien no haya leído Captive Prince, lo mismo lo disfruta más que yo.

1 comentario:

  1. Lorena, me has dejado de piedra con que este final es decepcionante :-( Jo, espero que yo sea más petarda y me guste más, jajaja ;o) ¿Te has leído los tres en una semana? Wow, eso es pasión, y más cuando apenas has parado para tonterías como comer, jejejeje. En fin, muchas gracias por dar amor a mi blog y tendré en cuenta tu reseña cuando me compre este libro.
    Un besote rojo.

    ResponderEliminar