martes, 6 de diciembre de 2016

Reseña Títeres de la magia


Los nigromantes de la Torre de Idyll no son como dicen los cuentos. Allí nadie sacrifica doncellas ni juega con la muerte, sólo se estudia entre libros y hechizos.
Clarence, que siempre ha vivido ahí, adora esa calma.
Hazan, que conoce el mundo exterior, comienza a cansarse de ella.
Sin embargo, cuando unos venenos letales empiezan a comercializarse por toda Marabilia, ambos deben abandonar esa paz.
Alguien tiene que encontrar un antídoto con urgencia... aun si el precio a cambio es uno mismo.

OPINIÓN~
Aunque son dos libros completamente independientes que puedes leer solos, Títeres de la magia está situado entre el final de Sueños de piedra y el epílogo del mismo y comparten algunos de los personajes que conocimos en el primer libro.
Sinceramente creo que es una lectura mucho más comprensible si te lees primero Sueños de piedra, aunque no sea estrictamente necesario hacerlo.

En este libro volvemos a ver a Lynne y a Arthmael, vemos a un Hazan mayor de lo que lo conocimos en Sueños de piedra y conocemos personajes nuevos como Clarence, el tutor de Hazan, y Ariadne, amiga de Clarence desde pequeños.
Los personajes son algo que me está encantando en los libros de estas autoras, son únicos, reales, con sus lados positivos y negativos, nadie es perfecto ni el malo malísimo, aquí todo el mundo tiene tonalidades de gris, igual que en la vida real. Son personajes memorables, de esos que recuerdas cuando ha pasado tiempo desde que leíste el libro, y te hacen pensar en ellos con ganas de volver a encontrártelos en algún futuro cercano.

Hazan, Clarence, Ariadne y Lynne y Arthmael
Por otra parte está el estilo, que me sigue enganchando tanto como lo hizo en el primer libro, de forma discreta y sin que te des cuenta, intercalando capítulos en dos voces distintas que hacen que devores el libro y que, a la vez, conozcas mejor a ambos personajes de lo que podrías hacerlo si solamente tuvieras un narrador. Es un detalle que me encanta, el hecho de que las autoras nos permitan meternos de esa forma en la cabeza de Hazan y Clarence, al igual que hicieron en su momento con Lynne y Arthmael.
La trama está muy bien también, pero no es el punto fuerte de la novela, esos son los personajes y, aunque la historia hila bien y te deja con ganas de saber qué va a pasar, no es tan impactante o tan adictiva como la de Sueños de piedra.

Títeres de la magia, como su antecesor, tiene mensajes muy importantes repartidos a lo largo del libro y citas memorables a tutiplén:


Los hechiceros nunca somos los protagonistas de nada.

Los hechiceros no hemos nacido para ser héroes, sino para ayudarles. 

Por cada sombra quiero pensar que habrá diez esferas de luz que iluminen el camino.

Quizá lo peor de la muerte no sea morir, sino la vida que queda tras de ti:
la pérdida que envuelve a la gente que te aprecia, los pedazos de corazón que se lleva cada alma con ella aun sin pretenderlo.


No son las únicas que hay, pero me pasaría la reseña entera poniendo citas y no es plan, pero no es por falta de ganas, que conste.
Así como dato, tuve la mala suerte de perderme la presentación del libro cuando se hizo tanto en Madrid como en Málaga, así que me quedé con todas las ganas, pero algún día conseguiré ir a alguna, al menos tengo Sueños firmado de la feria del libro :)

En general, Títeres de la magia es un digno sucesor de Sueños de piedra, he disfrutado muchísimo conociendo cómo piensan Hazan y Clarence, así como de volver a ver a Lynne y a Arthmael.
Con citas memorables y un estilo que adoro, es una lectura que no me ha dejado para nada indiferente.
Las ilustraciones que hay al final del libro (las de la imagen que podéis ver en la reseña) han hecho que tenga muchísimas ganas de leer la novela gráfica de Sueños de piedra, que si no me equivoco debería salir el año que viene, junto a Rojo y oro, otro libro de las autoras que tiene muy buena pinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario